slider produkte

Default Kopfgrafik

Kopfgrafik Entspannung 1903x550

DestornilladoresImprimir

Destornilladores de diseño ergonómico

El destornillador es una herramienta de la que ningún aficionado al bricolaje o técnico profesional puede prescindir. Forma parte del equipamiento esencial de la caja de herramientas, tanto en el trabajo como en el hogar. Si, además, están dotados de mangos ergonómicos, pueden ayudar a evitar contracturas y dolores en el trabajo.

Diseño inteligente de mangos

Los destornilladores son una de las herramientas más utilizadas en todas las áreas. E, independientemente de si se emplean regularmente o de forma más esporádica, si no reposan adecuadamente en la mano y la transmisión de fuerza no es la correcta, es fácil que se produzcan contracturas y dolores. Cuando el hombro o la espalda dejan de colaborar, puede llegar a desencadenarse incluso una enfermedad laboral.

Por lo tanto, el mango de un destornillador ha de presentar un diseño tal que permita trabajar de forma efectiva y ergonómica.

Cuando, hoy en día, nos disponemos a buscar la herramienta apropiada, nos encontramos con un inmenso abanico de opciones, y esto sobre todo en el apartado de los destornilladores. A poco que nos detengamos a observar los destornilladores, hasta la persona menos experimentada advertirá que la longitud de los mangos de la mayoría de las marcas se corresponde con el tamaño de los tornillos: cuanto más pequeños sean los tornillos que se pretende atornillar o desatornillar, más cortos son también los mangos. En el fondo, esto es extraño, porque, desde el punto de vista ergonómico, no existe ningún tipo de diferencia. Para la mayoría de las manos, los destornilladores se quedan demasiado pequeños. Y no solo reposan mal en la mano, sino que la transmisión de fuerza deja bastante que desear. Como consecuencia de ello, se propician posturas erróneas y se producen engarrotamientos y dolores en las manos.

¿Qué caracteriza a los mangos ergonómicos?

Los destornilladores más adecuados son aquellos cuyos distintos mangos están adaptados a las exigencias anatómicas de la mano. Por ejemplo, los mangos más estrechos son ideales para trabajos de precisión. En tales casos, ha de asegurarse una longitud suficiente del mango, que permita manejar la herramienta con seguridad. Los mangos más anchos o más gruesos son ideales cuando es necesario aplicar una fuerza elevada. Los mangos en sí deberían, en la medida de lo posible, estar realizados en materiales reciclables y de máxima calidad, y estar disponibles con diferentes superficies, de modo que se ajusten al fin pretendido. Además, es importante que el mango tenga una forma ergonómica. Esta posibilita que el mango permanezca fijo en la mano y permite un trabajo controlado y sin resbalones. Así, con el mismo esfuerzo, se genera una sobrecarga mucho menor sobre el conjunto del aparato locomotor empleado en la tarea de atornillar o desatornillar. Los diseños de mangos ergonómicos reducen, por tanto, las sobrecargas en la zona de las manos, los brazos, el cinturón escapular y la columna vertebral.

Distintas zonas de giro y puntas

Es igualmente conveniente contar con zonas de distintas dimensiones y perfiles, ya que se parte de lo siguiente: por un lado, una zona de giro rápido –ubicada en el comienzo del mango, con una sección circular–, es idónea para un giro rápido y de motricidad fina. La herramienta se dirige con la superficie de la mano. El giro se efectúa con los dedos. Por otro lado, una zona de giro de fuerza –que comienza aproximadamente a la mitad del mango y llega hasta su extremo con una sección extragrande–, es ideal para una cómoda transmisión de fuerza máxima. La zona de giro rápido se caracteriza por materiales más bien duros, mientras que en la zona de giro de fuerza se emplean materiales más blandos. Los diseños de mangos ergonómicos proporcionan una transmisión de fuerza óptima y permiten trabajar de forma más cómoda, prolongada y, sobre todo, sin dolor.

En cualquier caso, las llamadas cañas –es decir, la parte metálica del destornillador– han de estar realizadas en acero para herramientas de máxima calidad , y deben estar disponibles en diferentes versiones para las aplicaciones más variadas y con diferentes puntas (salida de fuerza). Los identificadores ópticos ayudan a identificar la salida de fuerza, de modo que en el propio mango puede reconocerse si se trata de un destornillador plano o de cruz. Los mangos redondos deberían contar con una protección antiescurrimiento que impida que el destornillador pueda escurrirse de la mano.

Resumen

  • En relación al mango del destornillador, asegúrese de que su tamaño y forma se corresponden con las particularidades anatómico-funcionales de la superficie y el tamaño de la mano. Muchos mangos de destornillador son demasiado cortos, por lo que no pueden sujetarse de forma segura en la mano. Este es el caso, en particular, de los destornilladores pequeños. Asegúrese también de que la herramienta permite un guiado estable para cada tamaño.
  • A grandes rasgos, existen dos formas de atornillar o desatornillar un tornillo: giro rápido y giro de fuerza. Por consiguiente, un destornillador debe también presentar diferentes zonas para diferentes casos de atornillado. En la zona de giro rápido (más bien estrecha y de corte circular), es conveniente un material duro; en la zona de giro de fuerza (más bien gruesa y octogonalmente aligerada), conviene emplear un material blando.
  • Cada ámbito de aplicación requiere una superficie diferente. En entornos aceitosos, así como en tareas relacionadas con la electricidad, la herramienta debe poder guiarse con seguriddad; por tanto, debe cerciorarse de que el diseño del mango se adecúa al fin principal pretendido.
  • Es fundamental que se disponga de diferentes versiones de la caña (salida de fuerza). Pero también es importante prestar atención a que la propia caña se oferte con diferentes formas. Así, por ejemplo, se puede usar una llave de tornillos como apoyo a modo de caña hexagonal, con lo que se libera de carga a la muñeca en tareas de atornillado pesado.
  • También son convenientes los identificadores ópticos que permiten reconocer de qué salida de fuerza se trata; es decir, si es un destornillador plano o de cruz. Esto es especialmente importante cuando el destornillador está en el bolso de herramientas y la caña no puede verse.
  • En lo que respecta al tacto, son convenientes los mangos de sección circular, particularmente en cuanto a la transmisión de fuerza, aunque es fácil que se escurran cuando se trabaja sobre superficies oblicuas. Asegúrese, por tanto, de que la herramienta cuenta con protección antiescurrimiento.

Requisitos mínimos

  • Mangos de forma ergonómica.
  • Distintas zonas de atornillado (zona de giro rápido / zona de giro de fuerza).
  • Selección de materiales adecuada al caso de atornillado.
  • Diferentes cañas (formas y salidas de fuerza).
  • Mangos para diferentes ámbitos de aplicación (por ejemplo, entornos aceitosos o trabajos relacionados con la electricidad).

Otra característica importante

  • Identificadores visuales.
  • Protección antiescurrimiento dual.
  • Versiones con caperuzón para martillado.

Productos con el sello de calidad AGR de este área

Fabricantes

Wiha Werkzeuge GmbH
Obertalstraße 3-7
78136 Schonach
ALEMANIA
Tel. +49 7722/959 0
Fax +49 7722/959 160
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.wiha.com

información adicional

Vídeo