Default Kopfgrafik

Kopfgrafik Entspannung 1903x550

El asiento debe estar bien asentado

Más del 40% de los conductores alemanes pasan más de una hora y media diaria en su automóvil. Los trabajadores incluidos en el grupo de taxistas, repartidores de pedidos, conductores profesionales o representantes comerciales llegan a estar gran parte del día en el vehículo, y muchos de ellos sufren habitualmente contracturas y dolores de espalda. Eso sucede como consecuencia de la postura al conducir, que suele ser molesta y proporciona una escasa movilidad sobre asientos inadecuados y poco ergonómicos. No solo se ve afectada entonces la salud de su espalda, sino también la capacidad de concentración, lo cual implica un riesgo en materia de seguridad vial. Según los médicos y terapeutas, la "peor forma" de sentarse es la de los conductores, ya que los asientos de los vehículos ofrecen un espacio reducido o casi nulo para cambiar de posición o para estar sentado en movimiento (algo que sí permiten hacer las sillas de oficina). Y el problema es que a menudo se trata de unas cuantas horas. Es por ello que, para prevenir dolores y molestias, los conductores que recorren largas distancias necesitan contar imperiosamente con un asiento que sea adecuado para el cuidado de la espalda y cumpla los numerosos requisitos ergonómicos.

Este tipo de opción también es conveniente para los conductores de trayectos cortos. Porque una posición inapropiada al sentarse, una mala postura y los movimientos poco habituales —de manera similar a lo que ocurre en una actividad deportiva poco habitual— pueden provocar molestias en las personas con falta de entrenamiento.

Los siguientes enlaces le indicarán cuáles son los aspectos a los que debe prestar atención: