El sello de calidad AGR
Más que una pegatina
Slider

Default Kopfgrafik

Kopfgrafik Entspannung 1903x550

A la hora de proteger la espalda, prevenir dolores o tratar de manera eficaz los problemas existentes, los expertos sostienen que hay dos estructuras de especial relevancia: la musculatura autóctona y los propioceptores. ¿Pero qué se esconde detrás de estos conceptos y por qué son tan importantes?

La musculatura autóctona está compuesta por músculos pequeños y profundos, que se encuentran situados a lo largo de la columna vertebral. Nos mantienen erguidos y estabilizan el tronco. Los propioceptores son receptores sensitivos especiales, situados en músculos, tendones y articulaciones; envían permanentemente a nuestro cerebro información sobre posición, tensión y movimiento de las distintas partes del cuerpo. Por lo tanto, los propioceptores son fundamentales para la espalda porque posibilitan el ajuste fino de la musculatura; y la musculatura autóctona, porque asegura la estabilidad básica.

Existen aparatos especiales que permiten que el entrenamiento sea particularmente eficaz para estas importantes estructuras.

Consulte las siguientes páginas para obtener más información al respecto y para saber cómo entrenar con un cuidado especial para la espalda: